7 años después

¡Hola a todos! Aquí estoy 7 años después de mi último post. Cuánto ha llovido… Dejé este blog por diferentes motivos. El principal fue la enfermedad y fallecimiento de mi pareja, que hizo que estuviera un par de años bastante chungo. Después de ello, tampoco me acordé de volver aquí. También todo cambió mucho con la entrada de Facebook, Twitter, etc. Ya no tenía la necesidad de estampar aquí mis opiniones. Puede que ahora tampoco, pero la semana pasada busqué este blog y hoy he probado a ver si me acordaba de la contraseña. Y volià!

He estado leyendo un poco por encima los post que escribí en el pasado y veo que me preocupaba mucho el tema catalán. Y viendo cómo está la situación a día de hoy, 11 de diciembre del 2017, aprecio que no estaba muy equivocado. Entonces, la gente que vivía fuera de Cataluña, pensaba que, los que decíamos que aquí estaba pasando algo gordo y que los nacionalistas estaban organizando todo para que Cataluña se independizara, exagerábamos. Seguramente, si yo también hubiese vivido fuera de Cataluña habría pensado igual que todos ellos, igual que todos mis amigos de izquierdas de Castilla.

Ahora todos se sorprenden. Pero yo cuando me sorprendí es cuando llegué a Cataluña hace unos 15 años y veía cosas muy extrañas. Veía cosas que aquí eran de lo más normal que en Castilla no lo había visto jamás. Cosas como que las bibliotecas públicas y los colegios e institutos estaban politizados. Que en todos los espacios públicos te metían, a veces de manera sutil, otras no tanto, el mensaje nacional-independentista. Te sorprendía, porque sabías que una parte muy amplia de la población no votaba en las elecciones esas ideas y, en cambio, parecía que a la gente no-nacionalista estos mensajes y esta propaganda continua en todos los espacios y eventos públicos tampoco les incomodaba o que simplemente pasaban de ella y la veían como el decorado de una obra de teatro  o una serie de televisión: que sabes cómo es, pero no te fijas en él.

Supongo que también les pasaba, porque como el que fue el gran creador del Procés fue Jordi Pujol (sí señores, donde estamos hoy en día es donde quería llegar Jordi Pujol hace más de 30 años. Y por eso puso en marcha toda la maquinaria de las instituciones públicas catalanas para llegar a un estado independiente: https://elpais.com/diario/1990/10/28/espana/657068405_850215.html) estaban acostumbrados a estos mensajes desde que él empezó a gobernar, y que como además fue subiendo la dosis de propaganda poco a poco ni se dieron cuenta.

En cambio, los que venimos de fuera cuando todo esto ya esta muy bien montado y encarrilado, pues nos dábamos cuenta enseguida del tinglado.

Anuncios

A LOS CATALANES ILUSTRES

Esta entrada está dedicada a todos los catalanes ilustres de hoy en día. Me refiero a los deportistas de élite, actores, cocineros, etc de fama internacional.

 Hace mucho tiempo que iba a escribir algo sobre esto,a raíz de alguna noticia, comentario público o pensamiento propio. Pero como va siendo habitual en mí, por vagancia, lo dejé pasar y no escribí nada.

Ahora acabo de leer unas declaraciones del President Pujol (el cariño de muchos catalanes hacia esta persona, me recuerda al de otros respecto a la figura del Sr. Aznar) y me he decidido a salir de esta inactividad internauta.

El caso es que el President Pujol dice que no siempre es fácil hacer presentación de catalanidad por parte de los catalanes reconocidos a nivel mundial, porque en algunos casos la presión que reciben es difícil de resistir. Presiones, según él desde la Casa Real hasta los gobiernos españoles, que intentan que esto quede lo más disimulado posible.

Ha dicho que “En más de un caso -y no diré nombres-, sobre todo del mundo del deporte, se les ha dicho bien claramente: ‘Oiga, si usted hace muchas manifestaciones de catalanidad, aquella beca que tiene o aquél estudio se le retirará”, o un patrocinio, añadió.

El ex presidente pidió exportar la catalanidad a los catalanes internacionales aprovechando que estaba con Ferrán Adrià, aunque respetó que quieran presentarse también como españoles (faltaría más…).

Les dijo, a los catalanes ilustres, “Un poco  de espuerzo tenéis que hacer, pero reiteró que se les dificulta introducir la catalanidad en su propia imagen.”

Bueno, entonces a los catalanes reconocidos internacionalmente se les presiona desde las instituciones españolas que disimulen su catalanidad. El caso, es que aunque no tengo pruebas tangibles de las presiones de las que habla Pujol, siempre he pensado que seguramente, en mayor o menor medida, han existido y existen. Pero por otra parte, ¿qué hicieron las autoridades de la Generalitat desplazadas a China en las últimas olimpiadas con los deportistas catalanes? ¿Qué hacen los medios catalanes cuando presentan a estos mismos personajes como exclusivamente catalanes? ¿Cómo se puede denominar a las críticas que recibió Xavi Hernández desde ciertos medios de comunicación y parte la opinión pública catalana cuando en la celebración en Madrid del título de la Selección de Futbol Española en la Eurocopa le salió un “Viva España”?¿Y que son estas declaraciones del Sr. Pujol sino presiones a estos catalanes para que no expresen su españolidad?

Entre todos estos catalanes, habrá unos que se consideren sólo catalanes, otros más catalanes que españoles, otros tan catalanes como españoles, otros más españoles que catalanes, otros que les dará igual y a otros que se les traerá floja estas idioteces. Pero en lo que seguro que coincidirán el 99% de ellos  es que tendrán las “pelotas” hinchadísimas de estar siempre entre la espada y la pared (y si, por remota casualidad, algún catalán conocido públicamente leyese este post, me gustaría que me dijera si es así o no): si se declaran españoles, muchos sectores desde Cataluña les tratarán de fachas, etc, etc y les presionarán para que no digan ciertas cosas en público. Si, en cambio, se declaran solo catalanes otros sectores de España les tacharan de separatistas, etc, etc y  también recibirán presiones. Supongo que incluso alguno que no sea muy joven, echará de menos tiempos lejanos cuando sólo presionaban de una parte y lo único que tenía que procurar es de no presentarse más catalán de la “cuenta”. Ahora les dan por los dos lados.

¡Y no digo nada de los deportistas catalanes cuando ganan alguna competición…! No sabrán si sacar la bandera española, la catalan, las dos, la se su barrio, la bandera pirata o sacar un kleenex para llorar de lo penoso de la situación.

Lo que me molesta es que una de las partes vea lícitas sus presiones y no las otras (yo creo que todas son malas). Tendría que recordar el Sr. Pujol que desde que el llegó a la Generalitat, hasta los días de hoy, ciertos equipos deportivos, organizaciones, fundaciones, eventos, etc sólo recibían y reciben subvenciones del Govern si la información de los eventos, clubs, etc únicamente aparecía o aparece en catalán… ¿eso no es presión?

También, el Sr. Laporta, dicen por ahí (no sé si será cierto), que tiene prohibido a los chavales del Barça de categorías inferiores que cuando van a competiciones internacionales salgan al campo cuando tocan el himno a España (¿eso tampo es presión?).

Otra cosa, a nadie se le obliga a ir  a la Selección Española y, en cambio, son muy pocos los que se han negado a ir a ella cuando se les ha convocado. Incluso Oleguer Presas, quien ha reconocido públicamente su postura independentista, se le ha llamado para jugar en la Roja a a posteriori y el fue voluntariamente.

En fin, que por una parte agradezo no ser catalán famoso, porque a parte de los inconvenientes que tienen todos los famosos de todo el mundo, ellos tienen uno más:  que los demás nos vemos en el derecho a decirles, e incluso obligarles, de dónde se tienen que sentir.